sábado, 17 de febrero de 2018

El Oratorio de Brompton

Vista Exterior

La Iglesia del Inmaculado Corazón de María, conocida comúnmente como el Oratorio de Brompton, por referencia a la calle en que se encuentra, es el hogar de la Congregación de los Oratorianos de San Felipe Neri en Londres, una comunidad de sacerdotes que viven bajo la regla de vida establecida por su fundador, San Felipe Neri (1515-1595). El Oratorio sirve también como parroquia de la Arquidiócesis católica de Westminster con una jurisdicción que abarca el céntrico sector de South Kensington, en la capital británica. Pese a no ser una comunidad religiosa que celebre exclusivamente en la forma extraordinaria del rito romano, cabe resaltar su dedicación al cuidado de la sagrada liturgia y demás ceremonias tradicionales, así la transmisión de la doctrina de siempre de la Iglesia, lo cual es por lo demás una nota característica de todas las fundaciones oratorianas en Inglaterra. Entre ellos podemos mencionar los Oratorios de Birmingham, Oxford y Manchester.

Guido Reni, San Felipe Neri en éxtasis

La Congregación del Oratorio de San Felipe Neri fue fundada en el siglo XVI cerca de la iglesia de Santa María en Vallicella (Chiesa Nuova) y erigida mediante la bula “Copiosus in misericordia Deus” (1575) del papa Gregorio XIII. A diferencia de la gran mayoría de congregaciones y familias religiosas, los sacerdotes y seglares oratorianos no están vinculados por ningún voto o promesa que implique algún compromiso con su respectiva comunidad, el cual se limita a aquel que nace de la caridad fraterna entre quienes comparten una espiritualidad común. En efecto, cada oratorio tiene sus propios procesos de admisión, siendo muy poco habitual que sus miembros sean trasladados de una casa a otra, como sí ocurre con otras familias religiosas. Adicionalmente, cabe destacar que todas las fundaciones son completamente independientes unas de otras, aunque comparten lazos espirituales, una confederación de oratorios y la misma constitución promulgada en el siglo XVII por el Papa Paulo V.

Beato John Henry Newman en 1890

La preeminente posición del Oratorio en la vida de la iglesia católica inglesa puede explicarse en gran medida por la influencia del Beato Cardenal John Henry Newman (1801-1890), quien se convirtiera en uno de los más famosos anglicanos conversos al catolicismo. El cardenal Newman fue educado en la Iglesia de Inglaterra, en la cual fue ordenado, llegando a asumir el cargo de vicario de la iglesia universitaria de St Mary’s, Oxford. En ese entonces Newman se convirtió en uno de los máximos representantes del Movimiento de Oxford, que pretendía recuperar los elementos de catolicidad a fin de incorporarlos en el anglicanismo. Luego de abandonar su posición y tras años de reflexión teológica y oración, decidió incorporarse, en 1845, a la Iglesia Católica, demostrando desde entonces una gran veneración y admiración por el carácter de San Felipe Neri.

En 1846 Newman se trasladó a Roma para comenzar sus estudios para el sacerdocio, siendo ordenado el domingo de Trinidad de 1847, a la edad de 46 años, por el cardenal Giacomo Filippo Fransoni, y recibió el título de Doctor en Teología. El novel sacerdote recibió la aprobación formal del Papa Pío IX para fundar un Oratorio en territorio inglés, el cual fue erigido canónicamente en Birmingham el año 1848, donde residiría hasta su muerte, salvo por un período de cuatro años en Irlanda.

Canto de Vísperas en la capilla de King William Street c.1850. La estatua de Nuestra Señora de la Victoria se encuentra en la actual iglesia
(Imagen: The London Oratory Centenary)

El mismo año en que el Cardenal Newman estableciera el Oratorio de Birmingham, este envió a otro converso seguidor suyo, el R.P. Frederick William Faber (1814-1863) y alguno de sus compañeros, incluyendo a Thomas Francis Knox (1822-1882), a fundar un Oratorio en la capital inglesa. La primera iglesia, originalmente una bodega de whisky reacomodada para cumplir las funciones de un oratorio, se ubicó en King William Street (hoy William IV Street) cerca de la estación de Charing Cross. En atención al considerable crecimiento de la feligresía y su influyente apostolado, la comunidad se trasladó a su actual ubicación el año 1854, en un terreno adyacente lo que se convertiría en el museo Victoria & Albert. Los primeros trabajos de construcción se abocaron en la edificación de la casa para los sacerdotes, junto con la construcción de una iglesia provisoria en el mismo lugar donde se encuentra el actual templo, ambas encargadas al arquitecto J.J. Scoles (1798-1863). El templo provisorio, una edificación sencilla de ladrillos, pero ricamente ornamentada en su interior, permaneció en el lugar por más de dos décadas, hasta que el crecimiento de la feligresía y la recaudación de fondos permitieran la construcción de un templo más importante.

La iglesia temporal de 1854, al fondo se ve la casa actual
(Imagen: The London Oratory Centenary)

La iglesia que actualmente alberga al Oratorio de Londres fue construida entre los años 1880 y 1884, según los planos del hasta entonces desconocido arquitecto Herbert Gribble (1847-1894), tras un concurso público encomendado por los padres del Oratorio en el cual se privilegió su diseño inspirado en la iglesia romana del Gesù y Sancta Andrea de Mantua. La iglesia resulta un hito en términos arquitectónicos, no solo por sus dimensiones monumentales, sino por romper la hegemonía neogótica de la arquitectura eclesiástica de la era victoriana impulsada por el afamado arquitecto A.W. Pugin (1812-1852). Gribble optó en vez por el estilo barroco, asociado hasta entonces en Inglaterra con la arquitectura protestante de Sir Christopher Wren, y con la arquitectura religiosa post-tridentina continental.

Diseño para el interior del Oratorio. El baldaquino proyectado sobre el altar mayor nunca se construyó
(Imagen: The London Oratory Centenary)

Esta radical decisión no solo se explica por la predilección del Cardenal Newman por el estilo “italianizado”, presente en todo el ceremonial oratoriano desde su instalación en Inglaterra, sino que también como una forma de romper con el exclusivismo estético, pues controvertía la idea extendida en los círculos católicos y anglo-católicos de identificar necesariamente el estilo medieval con la arquitectura y arte sacros. En efecto, la decoración interior incorpora importantes obras barrocas originales, como el grupo escultórico de los doce apóstoles de Giuseppe Mazzuoli (1644-1725) adquiridos a la Catedral de Siena y el Altar de Nuestra Señora del Rosario, erigido originalmente el año 1693, y trasladado desde la iglesia de Santo Domingo de Brescia el año 1883. En la hornacina central se encuentra la imagen de Nuestra Señora de las Victorias, que proviene de la primera iglesia del Oratorio en la calle King’s Street.

Pese a demostrar su clara inspiración barroca, algunos elementos de la iglesia denotan la pericia del arquitecto en adaptar la construcción a las peculiaridades de su entorno. En atención a la escasez lumínica del norte, de lo cual es tan profusa la península itálica, y la orientación Sur-Norte de la iglesia, Gribble optó en vez de la tradicional bóveda de cañón para la nave central, por diseñar una sucesión de cúpulas coronadas con claraboyas vidriadas que permitieran el paso de la luz, lo cual repitió en el presbiterio y en las capillas laterales. Lo mismo ocurre con la fachada de piedra de la iglesia, finalizada recién hacia el año 1894 según el diseño de George Sherrin (1843-1909), que incorpora elementos clásicos de la arquitectura tardo victoriana y eduardiana, y considera una escala acorde a su vecino complejo monumental de Exhibition Road, el que incluye los museos de Victoria & Albert, Historia Natural, el Imperial College de Londres y el Royal Albert Hall.

Altar de Nuestra Señora de las Victorias. La imagen está revestida con el color rosa característico de la dominica de Gaudete o de Laetare
(Foto: The London Oratory Centenary)

La nueva iglesia, dedicada al Corazón Inmaculado de la Santísima Virgen María, prontamente se convirtió en el epicentro social del catolicismo inglés, pese a que la pro-catedral oficial siguió siendo la iglesia de Nuestra Señora de la Victoria hasta la inauguración de la Catedral de Westminster en 1903. El primero de sus hitos constituyó su consagración el 16 de abril de 1884, una ceremonia que se extendió por más de cinco horas y con la presencia de 16 obispos, 250 sacerdotes y representantes de 17 órdenes religiosas. La ceremonia fue presidida por el Cardenal Henry Edward Manning (1808-1892), quien a su vez fue velado en el Oratorio a su muerte el año 1892.

Su sucesor, el Cardenal Herbert Alfred Henry Vaughan (1832-1903) siguió utilizando el Oratorio como catedral de facto. Si bien su consagración episcopal se realizó en la pro-catedral, eligió el Oratorio como locación para dos polémicas ceremonias el año 1983, en las que pretendía visibilizar las demandas católicas. La primera consistió en la ceremonia de recepción del pallium, que tradicionalmente se confiere en Roma, pero en esta ocasión fue otorgado por un delegado de Su Santidad en Inglaterra, con la presencia de todos los Obispos del país y una feligresía de más de 6.000 personas de pie. La segunda ceremonia consistió en la Consagración de Inglaterra y Gales a la Santísima Virgen María y San Pedro el 29 de junio de 1893. Ambas ceremonias serían el preludio de la encarnizada oposición del Cardenal a los contactos entre la High Church anglicana y el clero continental, que derivarían en la promulgación del documento Apostolicae Curae (1896), declarando la invalidez de las órdenes anglicanas.

Adoración Eucarística en el Quarant'Ore

Desde su constitución, el Oratorio de Londres ha continuado con la tradición filipina de buscar la excelencia litúrgica en los aspectos ceremoniales y musicales. La Santa Misa es celebrada de forma solemne y en latín, todos los domingos y fiestas de guardar, habiendo sido todos sus altares preservados de las innovaciones y adaptaciones propias del post-concilio Vaticano II. A su vez, se celebra la Misa en la forma extraordinaria del rito romano con una regularidad diaria. En particular, las grandes ceremonias de Navidad, Semana Santa y Pascua atrae una gran cantidad de feligreses que repletan la iglesia. Una de las características más innovadoras del Oratorio es la introducción en Inglaterra de la adoración al Santísimo Sacramento fuera de la Santa Misa de manera regular, todos los jueves, después del rezo de vísperas el domingo y en todas las fiestas de Nuestro Señor y la Santísima Virgen. En ese contexto, el año 1849 se introdujo el tradicional Quarant’Ore de Cuaresma, en el que se adora el Santísimo Sacramento expuesto por un lapso de 40 horas en una ambientación de especial majestuosidad, la cual continúa hasta el día de hoy.

Para atender los requerimientos musicales de la liturgia, el Oratorio dispone de tres coros y un completo staff de músicos profesionales. El coro principal sirve la Misa mayor del domingo y está integrado habitualmente por catorce coristas profesionales. Su repertorio cubre todos los aspectos y períodos de la tradición latina, desde el canto gregoriano hasta el día de hoy, con especial énfasis en la polifonía de los siglos XVI y XVII y el repertorio de Misas producidos a fines del siglo XVIII y el siglo XIX. Este coro está acompañado en sus funciones por dos coros de niños, el London Oratory Junior Choir, mixto para niños entre 8 y 16 años y la Schola Cantorum of the London Oratory, para niños varones pertenecientes al London Oratory School. La Schola es considerada uno de los más importantes coros de niños de Londres, con una alta demanda para conciertos y grabaciones. Ambos coros son dirigidos por el maestro Charles Cole, editor del reconocido blog New Liturgical Movement.

Bendición Eucarística

Vigilia Pascual

En la actualidad, el Oratorio de Londres alberga nueve sacerdotes oratorianos y tres novicios que desempeñan su apostolado en consonancia con las constituciones de la congregación. Su actual superior es el R.P. Julian Large C.O. y el párroco de la iglesia es el R.P. Michael Lang C.O. Este Oratorio continúa la tradición de los ejercicios oratorianos, los que se realizan todos los domingos del año, sin mayores variaciones respecto a aquellos predicados por el mismo San Felipe Neri en el Oratorio de Roma. A su vez, realiza una importante labor de apostolado, estando a cargo de un colegio, grupos de boy-scouts, grupos de jóvenes, clases de latín y charlas de doctrina y formación católica con una frecuencia regular. A la fecha, el Oratory continúa siendo un punto de referencia histórico de la ciudad de Londres, y de enorme influencia en la realidad católica anglosajona.
__

*N de la R: Las fotografías citadas como "The London Oratory Centenary" están tomadas del libro AA.VV. (1984). The London Oratory: Centenary 1884-1984 (M. Napier & Alistair Laing, Eds). London: Trefoil Books.

miércoles, 14 de febrero de 2018

El texto desunificado del Ordinario de la Misa

Ofrecemos a nuestros lectores un interesante artículo referido a un grave problema que aqueja a la liturgia reformada, en específico a su clara preferencia por las lenguas vernáculas, yendo mucho más allá de la prudente y limitada adopción para casos concretos de éstas por los Padres Conciliares, quienes se manifestaron claramente, en lo esencial, por una conservación del latín como lengua sagrada (SC 36). La decisión de celebrar la Misa en vernáculo lleva a preguntarse: ¿en cuál variante o en cuál forma dialectal de una lengua específica? (problema especialmente acuciante respecto de los idiomas africanos). Este artículo aborda este problema para el caso de España e Hispanoamérica, donde, en lugar de aprovechar la esencial unidad lingüística que une a todos los países hispanohablantes adoptando una traducción común para todos ellos, se ha preferido por las respectivas conferencias episcopales adoptar traducciones propias que han conducido a la pérdida de un ideal de catolicidad en su sentido etimológico de universalidad, desde el momento que quien, por ejemplo, asiste a Misa en España y quien lo hace en Bolivia no escuchan las mismas traducciones de los textos del ordinario de la Misa.

Nosotros podríamos añadir una segunda pregunta para aquellos que defienden esta opción por la lengua vernácula: ¿Celebrar en una variante más formal que constituya una especie de "vernácula sagrada" que dé más dignidad, reverencia y sentido de lo sagrado al culto o procurando replicar el habla popular? Desgraciadamente la opción de los obispos hispanohablantes de América, a diferencia de lo que ha ocurrido en el mundo angloparlante con la última traducción inglesa del Misal Romano, parece ser inequívocamente la segunda, como lo muestra la progresiva adopción de muchas conferencias episcopales hispanoamericanas, incluida la chilena, del "ustedes" en lugar del "vosotros", aduciéndose una supuesta dificultad (!) del pueblo para comprender la segunda conjugación. No cabe luego ningún asombro de la pérdida en los fieles del sentido de lo sagrado y de que la Misa no es una acción cotidiana más, sino una acción sagrada.

El artículo fue originalmente en Phase noviembre-diciembre/2017 y después reproducido por Lex 0randi, de donde ha sido tomado.

***

El texto desunificado del Ordinario de la Misa

José Antonio Goñi

En 1987, la Congregación para el Culto Divino aprobó la versión española común a las naciones de lengua española del ordinario de la misa, de las plegarias eucarísticas y de los textos alternativos (Prot. N. 898/87). Culminaba así un trabajo desarrollado durante los años 1985 y 1986 por un equipo de trabajo integrado por representantes del Departamento de Liturgia del CELAM y del Secretariado Nacional de Liturgia de la Conferencia Episcopal Española, bajo la supervisión directa de la Congregación para el Culto Divino, que se reunieron en Bogotá, en Madrid y en Roma. [1] Se hacía realidad la sugerencia que había hecho el cardenal D. Marcelo González Martín, arzobispo de Toledo y presidente de la Comisión Episcopal de Liturgia, durante el Congreso de los Presidentes y de los Secretarios de las Comisiones Nacionales de Liturgia de los diferentes países del mundo en Roma en octubre de 1984. [2]

La tercera edición típica del Misal Romano, podía haber sido una ocasión propicia para haber avanzado en la ampliación de este texto unificado e incluso haber conseguido, como han hecho los países de habla inglesa por ejemplo, adoptar una misma y única traducción para todos los países donde se habla el español, en lugar de las cuatro existentes: Argentina [3], Colombia [4], España [5] y México [6]. [Nota de la Redacción: Chile también cuenta con una traducción propia; la última aprobada por la CECh y la Santa Sede es aquella vigente desde 2009]

Pero todo lo contrario, ya que no solo no ha servido para avanzar, sino que se han dado pasos hacia atrás, perdiendo, incluso, en parte, el texto unificado.

Así, el uso del vosotros/ustedes ha originado un doble texto en el relato de la institución de la Eucaristía: «Tomad y comed … que será entregado por vosotros» (traducción de España y de Colombia); «Tomen y coman … que será entregado por ustedes» (traducción de Argentina y de México). En el memento de difuntos de la plegaria eucarística II dicen los textos argentino y mexicano: «nuestros hermanos que se durmieron»; en cambio, los textos de Colombia y México hablan de «nuestros hermanos que durmieron». Y el Misal de Argentina ha modificado el pronombre relativo que sirve de enlace para el relato de la institución de la plegaria eucarística II («Él mismo, cuando iba a ser entregado», en lugar de «el cual, cuando iba a ser entregado») y, en esa misma plegaria, ha suprimido la conjunción «pues», que figura al inicio de la anámnesis.

Más allá de estos detalles, las mayores diferencias se encuentran en las plegarias eucarísticas de la reconciliación, en las plegarias eucarísticas que pueden utilizarse en las misas por diversas necesidades y en las plegarias eucarísticas para las misas con niños, dado que el texto típico de todas estas plegarias ha sufrido modificaciones al incluirse en la tercera edición típica latina del Misal [7]. Por lo que ha sido necesario revisar la traducción existente y ésta se ha hecho en cada uno de los cuatro Misales de modo autónomo [8].

 (Foto: Infocatólica)

Sirva como muestra la conclusión del prefacio de la plegaria eucarística I para la reconciliación. El texto latino dice:

Quapropter cum choris caelestibus gratias tibi indesinenter agentes maiestati tuae in terris sine fine clamamus.

Y así han traducido los diferentes misales:

Argentina: Por eso, con los coros celestiales te damos gracias continuamente, y en la tierra cantamos sin cesar el himno de tu gloria.

Colombia y España: Por eso, con los coros celestiales te damos gracias continuamente, y en la tierra cantamos sin cesar tu majestad.

México: Por eso, con los coros celestiales te damos gracias continuamente, y en la tierra proclamamos tu gloria diciendo sin cesar.

O también la conclusión del prefacio de la variante I (La Iglesia en camino hacia la unidad) de las plegarias eucarísticas que pueden usarse en las misas por diversas necesidades. El texto latino dice:

Et ideo, cum omnibus caelorum Virtutibus, in terris te iugiter celebramus, cum universa Ecclesia una voce dicentes.

Y así han traducido los diferentes misales:

Argentina: Por eso, con los ángeles del cielo y con toda la Iglesia, te aclamamos en la tierra, diciendo a una sola voz.

Colombia y México: Y por eso, con todas las potestades del cielo y con toda la Iglesia, te aclamamos en la tierra, diciendo a una sola voz.

España: Por eso, con todas las potestades del cielo y con toda la Iglesia, te aclamamos en la tierra sin cesar, diciendo a una sola voz.

Vemos que los cambios no son sustanciales en ninguno de los dos ejemplos que hemos ofrecido y que cualquiera de los textos podría entenderse indistintamente por argentinos, colombianos, españoles o mexicanos, más allá del país al que pertenezca el Misal correspondiente.

Igualmente si miramos el cuerpo eucológico, donde nunca ha habido unidad, la tercera edición del Misal podría haber servido para que sí la hubiera. Ya que, en la traducción literal que pide la Instrucción sobre el uso de las lenguas vernáculas en la edición de los libros de la liturgia romana Liturgiam authenticam (28 de marzo de 2001) de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, obliga a utilizar términos más teológicos, técnicos y cultos, semejantes en todos los países de habla hispana y alejados del lenguaje coloquial, donde sí encontramos diferencias terminológicas entre los países hispanoparlantes.





[1] Cf. «Encuentro de las Comisiones Nacionales de Liturgia de lengua española organizado por la Congregación para el Culto Divino, Ciudad del Vaticano 3/7 de febrero de 1986», Notitiae 22 (1986) 125-305; y especialmente la Carta de la Congregación después del Encuentro: Notitiae 22 (1986) 287-293.

[2] Cf. «Convegno dei Presidenti e Segretari delle Commisioni Nazionali de Liturgia “Venti anni di reforma litúrgica: Bilancio e prospettive”. Città del Vaticano, 23/28 ottobre 1984», Notitiae 20 (1984) 794.

[3] Misal Romano reformado por mandato del Concilio Vaticano II. Promulgado por Su Santidad el papa Pablo VI. Revisado por Su Santidad el papa Juan Pablo II. Versión castellana de la 3ª edición típica latina. Reconocida por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. Edición típica argentina adoptada por las Conferencias Episcopales de Bolivia, Paraguay y Uruguay, Buenos Aires: Oficina del Libro 2009.

[4] Misal Romano renovado por decreto del Concilio Ecuménico Vaticano II, promulgado por la autoridad del papa Pablo VI y revisado por el papa Juan Pablo II. Edición típica para Colombia, según la tercera edición típica latina, aprobada por la Conferencia de Obispos de Colombia y confirmada por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Bogotá: Conferencia Episcopal de Colombia. Departamento de Liturgia 2008.

[5] Misal Romano reformado por mandato del Concilio Vaticano II. Promulgado por la autoridad del papa Pablo VI. Revisado por el papa Juan Pablo II. Edición típica según la tercera edición típica latina, aprobada por la Conferencia Episcopal Española y confirmada por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. Texto unificado en lengua española del Ordinario de la Misa, Madrid: Libros Litúrgicos 2016.

[6] Misal Romano renovado por decreto del Concilio Ecuménico Vaticano II. Promulgado por la autoridad del papa Pablo VI y revisado por el papa Juan Pablo II. Edición típica para México según la tercera edición típica latina, aprobada por la Conferencia del Episcopado Mexicano y reconocida por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. Texto unificado en lengua española del Ordinario de la Misa, México: Obra Nacional de la Buena Prensa, A.C. 2013. Las ediciones posteriores a partir de 2015 fueron realizadas por la Biblioteca de Autores Cristianos (Madrid).

[7] Cf. J. A. GoñiLas nuevas plegarias eucarísticas inscritas en el «Misal Romano». Origen. Formación del texto, Comentario (Cuadernos Phase 240), Barcelona: CPL 2017.

[8] El texto comparado de las diferentes traducciones oficiales al español (Argentina, Colombia, España y México) puede verse en Goñi, Las nuevas plegarias eucarísticas.

sábado, 10 de febrero de 2018

Glosario litúrgico

Durante todo el tiempo que llevamos escribiendo habitualmente esta bitácora, que pretende difundir la Misa tradicional en Santiago de Chile y, en la medida de lo posible en otros lugares, hemos dedicado bastantes entradas a la formación litúrgica. Nos hemos ocupado así de los diversos elementos materiales relacionados con la liturgia católica, sea en su forma ordinaria o extraordinaria. Todas esas entradas se encuentran dispersas y ahora, a sugerencia de varios lectores, hemos decidido reunirlas en un glosario que facilite su consulta. Se trata de un trabajo en progreso, que se irá complementando con las nuevas entradas que publicaremos en lo sucesivo. De momento, se puede consultar en el listado que enseguida se ofrece, ordenadas alfabéticamente, todas aquellas cosas relacionadas con las celebraciones litúrgicas o con el atuendo clerical publicadas hasta el día de hoy. Para facilitar su consulta, dejaremos esta entrada con un acceso directa desde la barra izquierda, junto a los otros enlaces de interés. Cualquier comentario o sugerencia para mejorar este glosario es bienvenido. 

Recordamos a nuestros lectores que, desde la misma barra lateral, se puede acceder al listado de las traducciones al castellano de los Position Papers sobre el misal romano de 1962 preparados por la Federación Internacional Una Voce (FIUV) y al elenco de institutos tradicionales relacionados con la Pontificia Comisión Ecclesia Dei, aunque algunos de ellos sean de erección diocesana. 

 (Foto: CC Watershed)

***

A


B


C


D


E


F


G


H


I


L


M

Ministerios laicales (aquí y aquí)
Misa de campaña (aquí y aquí)

N


O


P

Plegaria eucarística II (aquí y aquí)

Q


R

Ritos existentes en la Iglesia católica (aquí y aquí)

S




V